¿Te plantearías una sesión de fotos de lactancia y piel con piel para celebrar tu maternidad?
Después del parto, el cuerpo de la mujer cambia y cuesta reconocerse en el espejo. En realidad, las madres nunca vuelven a ser las mismas, porque los cambios que trae consigo la maternidad les remueven también por dentro. Ser madre es la excusa perfecta para celebrar tu cuerpo como el templo que es.

La lactancia, es ese acto tan íntimo, personal y efímero que solo las mujeres tienen la suerte de experimentar. Intimidad, vínculo, amor, familia. No hay sentimiento más puro que el amor hacia un hijo ni nada que pueda romperlo. En estas sesiones no hay prisas ni poses, solo pasar un ratito con tu bebé dándole el pecho, jugando, abrazándolo y disfrutando juntos.

Los beneficios de la lactancia son tan numerosos que ya se conocen casi por todo el mundo. De echo se sabe que la lactancia puede curar las cicatrices, grietas, heridas y ayuda a cicatrizar. Es super curioso, pensábamos que solamente servía para alimentar a nuestros bebés, pero no es así, tiene numerosos beneficios.

Yo no tengo hijos, y no lo he experimentado, pero me cuesta creer que sea una cosa tan estigmatizada socialmente, y que haya gente que se ofenda por ver una teta amamantando. A mi me parece un momento único, mágico y maravilloso del milagro de la vida. Una unión entre mamá y su bebé. Un momento privilegiado para los dos y por eso me encanta fotografiarlo, para que vosotras lo recordéis para siempre.

Muchas veces cuando estoy en medio de una sesión de newborn y el bebé pide comer, detengo la sesión y me encanta verlos como solamente cambiar de brazos de una persona a otra realizan esos sonidos y buscan a su mamá. Saben que su mamá está ahí, la conocen y la reconocen cuando están cerca.  Es algo increíble de ver y una experiencia única.

Cuando decidí realizar estas sesiones era para plasmar y que pudieran guardar ese momento. La lactancia es lo más natural para dar de comer a nuestros hijos, somos mamíferos que durante siglos y siglos hemos alimentado así a nuestros bebés. Es algo natural, desarrollado y dulce. Digo que es un momento de mamá y el bebé, lo que hace que nos detengamos ante una vida con prisas a disfrutar y a observarlos.  Esos momentos que queremos detener para siempre y nos encantan que perduren.

Las sesiones de fotos de lactancia materna son ideales para volver a revivir ese momento de mamá y el bebé. Ese momento de los dos, el vínculo que solo ambos conocen. Con el paso del tiempo estas sesiones se hacen el recuerdo más preciado que podemos guardar en nuestras vidas.

Existen dos “MOMENTOS CLAVE” en los que podré realizar las SESIONES DE LACTANCIA:

1.- Cuando venís a realizar vuestro PROYECTO NEWBORN (en el que está incluida esta sesión).

2.- Más adelante, aunque el bebé ya no es un recién nacido, NO hay PROYECTO NEWBORN previo…pero le sigues dando pecho (o no) y te apetece tener el recuerdo.


PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LAS SESIONES DE LACTANCIA


¿CUÁNDO SE REALIZAN ESTAS SESIONES?

En cualquier momento mientras dure vuestra lactancia (o no). No hay edad máxima para el niño/a.

¿CÓMO SE REALIZAN ESTAS FOTOS?

· Compartiremos un momento de calma y teta, intentando que haya un clima relajado para poder capturar vuestra conexión.
· Podréis elegir qué ropa poneros, así como si preferís hacer piel con piel. 
· El resto de los miembros de la familia, si queréis, también pueden colaborar.

¿DÓNDE SE REALIZAN ESTAS SESIONES?

· Ante todo en algún lugar dónde os sintáis cómodos, que podáis sentaros/tumbaros y amamantar tranquilamente.

· No importa si elegís exterior, estudio o vuestro propio hogar. Aunque el resultado variará, consiguiendo imágenes más íntimas en vuestro hogar, y más artísticas o preparadas en exterior/estudio.

¿Y SI NO DOY EL PECHO Y DOY EL BIBERÓN?…¿Y SI MI BEBÉ YA NO TOMA LECHE?

No es necesario que en las fotos se vea lactancia materna, ni mucho menos. De hecho, ni siquiera es necesario que tu hijo coma durante la sesión. Este tipo de imágenes buscan evocar vuestro vínculo a través del contacto, del piel con piel, de las caricias, en un clima de intimidad y relajación – y todo eso se puede dar con o sin teta por medio. Tómatelo como un momento de desconexión para reconectar contigo y con tu bebé; la cámara es lo de menos.

¿ES NECESARIO QUITARSE LA ROPA?

No, no lo es. Aunque es cierto que el hecho de mostrar contacto directo piel con piel refuerza la emotividad de las fotos, lo principal es que te sientas cómoda en todo momento, así que tú decides hasta donde quieres llegar. Algunas mujeres se desnudan por completo ante la cámara, y otras prefieren cubrirse ligeramente. Tu intimidad y tu bienestar son lo primero: mi misión es no molestar. Y, si lo que te preocupa es la privacidad, no sufras: tú decides si quieres mantener las fotos resultantes solo para ti, o si no te molesta que como fotógrafa comparta mi obra. Sin presiones.

¿PUEDE VENIR TAMBIÉN MI PAREJA O MIS OTROS HIJOS?

La propuesta de fotografías de maternidad es muy íntima y en clave baja. Por mi parte no hay problema en que tu pareja o tus hijos mayores se sumen a la sesión, esta decisión la debes tomar tú. Nadie mejor que tú sabe cómo funcionáis cuando estáis todos juntos, o si conseguirás crear un ambiente relajado y distendido.

TIENES MÁS DUDAS….¿HABLAMOS?


Si quieres información más detallada, consultar fechas disponibles, o resolver cualquier duda… Solo tienes que rellenar el formulario que tienes en QUIERO MÁS INFORMACIÓN y te responderé lo antes posible.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies